ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/11 > La prisión fuera de los muros

Tercera edición del concurso de estudiantes de Le Monde Diplomatique

La prisión fuera de los muros

Desde hace quince años, el régimen externo permite a los condenados vivir y trabajar fuera de prisión durante los últimos años de sus condenas. Considerados siempre como detenidos, preparan su vuelta a la libertad. Menos costosa, más adaptada a la reinserción en la sociedad y más humana, esta solución alternativa a la encarcelación continúa siendo, sin embargo, muy marginal en Francia.

por Léa Ducré y Sarah Perrussel, noviembre de 2014

“¡Salimos del talego y nos echan fuera, al frío y a cualquier hora!”, rezonga Rachid por el simple placer de hacerlo, ya que sigue prefiriendo encontrarse aquí que en prisión. Son las ocho de la mañana. Anoche, en la pequeña comunidad de Saint-Hilare, a algunos kilómetros de Grenoble, el termómetro descendió por debajo de los 0 °C. Armados con palas y rastrillos, Karim y los otros prisioneros del hogar Solid’Action quitan la nieve de los accesos a una guardería. Atacando el hielo, se enfrentan de nuevo a las exigencias del mundo laboral. Unos meses antes, vivían tras los barrotes. Hoy, estos maltratados por la vida gozan de un “régimen externo”. Esta solución alternativa a la reclusión permite que los detenidos terminen su condena en régimen abierto. Guiados por asociaciones, prisioneros desde hace mucho tiempo o pequeños delincuentes que salen de un corto periodo de detención, toman el camino de la (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

Concurso de estudiantes 2014

El artículo aquí publicado ha sido escrito por los ganadores de este año. Desde 2012, la asociación Les Amis du Monde diplomatique (AMD), que reúne a los lectores del periódico, organiza un concurso abierto para los estudiantes. Un jurado, presidido por Denise Decornoy (editora de la colección literaria) y formado por tres colaboradores del periódico: Mathieu O’Neil (investigador), Jérémy Mercier (doctorado) y Philippe Leymarie (periodista), han estudiado los setenta reportajes e investigaciones recibidos este año. Los seis mejores han sido sometidos a la dirección del periódico. Además de la publicación de su artículo, los ganadores recibirán la suma de 1.000 euros.