ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/11 > Cuando los presidentes eran poetas

Literatura y política en América Latina

Cuando los presidentes eran poetas

Aunque raramente renuncia a emplear las armas, el poder económico reposa generalmente sobre formas más sutiles de legitimación, como la producción literaria en América Latina en el siglo XIX.

por Ericka Beckman, noviembre de 2014

¿Presidente y poeta? Para un ciudadano moderno, la asociación parece incongruente. A principios del siglo XX, en Colombia, ambas funciones solían ir de la mano. Aunque el nombre de Bogotá ya sugería la miseria latinoamericana, también evocaba ya literatura. Conocida con el sobrenombre de la “Atenas de América del Sur”, la capital albergaba a reputados especialistas en letras clásicas, como Miguel Antonio Caro, presidente del país de 1892 a 1898.

Este vínculo entre el mundo de las letras y el de la política, particularmente estrecho en Colombia, también se observa en otros países, de François-René de Chateaubriand (1768-1848) en Francia a Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832) en Alemania. En América Latina, sin embargo, este lazo dio lugar a un término que destaca el papel central de los hombres de letras en los proyectos de construcción nacional: el término letrado, con el que se designaba a lo largo del siglo XIX a (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.