ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/11 > Capitán América, republicano auténtico

Un superhéroe político

Capitán América, republicano auténtico

El subgénero cinematográfico de los superhéroes permite ilustrar diversos temas ideológicos. Abundan las películas narradas con la suficiente ambigüedad como para que permitan varias interpretaciones políticas, como sucedió con el último Batman: los de izquierdas decían que era “de derechas”, por parodiar el terror revolucionario, y los de derechas que era “de izquierdas”, por parodiar a Wall Street como una cueva de ladrones.

Aunque la lectura de algunas de estas películas pueda hacerse en clave progresista, la mayoría de ellas suele tener un punto “ciego”, en el sentido de que su capacidad de crítica no va más allá de lo que permite el pensamiento liberal. Dicho de otra forma, son películas que defienden el orden democrático (participación política bajo las instituciones de la democracia representativa, entendida como votar cada cuatro años, respetar las leyes, los derechos individuales y luchar pacíficamente por los derechos civiles), pero no cuestionan las bases materiales del capitalismo: libre mercado, economía movida por el lucro personal y trabajadores que deben aceptar las condiciones ofrecidas por los empresarios. Aunque, a veces, hay excepciones. Por ejemplo: Capitán América.

por Saturnino Martínez García, noviembre de 2014

Para empezar, cabe destacar que Capitán América no es liberal, sino republicano. Pero no en el sentido que muchos podrían interpretar como defensor de la cosmovisión del Partido republicano de Estados Unidos. No es republicano porque esté en contra de las minorías, de la diversidad sexual y a favor del modelo de familia patriarcal o del imperialismo americano. Su nombre y su atuendo confunde a quienes no conocen a este personaje, pues tienden a creer que es un patriota WASP (White, Anglo-Saxon and Protestant), es decir, en el sentido conservador de defensa de la nación estadounidense, cuando lo que realmente sucede es que es un patriota constitucional, en el sentido habermasiano, no en el sentido del Partido Popular (PP) español. Es decir, defiende a Estados Unidos en la medida en que este país encarna los valores cívicos de la libertad, la igualdad, la fraternidad y la participación activa en (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

LMD en español