ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/05 > La tradición instrumentalizada en Ruanda

EL {ITORERO}, UN BRAZO DE PODER PARA EL PRESIDENTE PAUL KAGAME

La tradición instrumentalizada en Ruanda

Lejos de las conmemoraciones del genocidio de 1994, el Gobierno ruandés busca la renovación de un antiguo dispositivo de formación de guerreros de la época precolonial. Desde los escalones más bajos de la Administración local hasta las más altas esferas del poder, el culto a la guerra se extiende por el país. Kigali generaliza esta tradición incluso en su diáspora.

por Thomas Riot, mayo de 2014

Danza y poesía guerreras, “vigilia de armas para el desarrollo”, salto de altura, lucha, trabajos comunitarios, nuevos desafíos económicos… En Ruanda, el Gobierno de Paul Kagame ha decidido convertir una institución guerrera y educativa que existía antes de la colonización europea en uno de los principales vectores para la reconstrucción del país y la reconciliación entre sus habitantes. Esta se llama Itorero, y sus miembros, los ntore (“seleccionados”, “elegidos”), se cuentan por cientos de miles. Formados por el régimen del Frente Patriótico Ruandés (FPR), componen las academias educativa, militar, política y económica de dicho proceso nacional. Entre 2009 y 2013, más de un millón de ruandeses (de una población de diez millones y medio de personas en 2010) fueron iniciados en el Itorero para ocupar cargos en el interior del país, pero también en la diáspora.

Las autoridades afirman que se trata de reavivar la memoria de los guerreros defensores de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.