ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/04 > “Ese monstruo anónimo, el hombre de la calle”

“Ese monstruo anónimo, el hombre de la calle”

Mientras el populismo de derechas que encarna Donald Trump se ha hecho con el poder en Estados Unidos, una ola de desprecio hacia las clases populares, que habrían votado equivocadamente, crece entre los demócratas. Militantes desmoralizados por su debacle en las elecciones presidenciales de 2016 curan sus heridas acunándose en la ilusión de su superioridad. Sin saberlo, reavivan de ese modo una idea antigua.

por Angela Nagle, abril de 2017

El populismo trasciende las divisiones ideológicas tradicionales. Mientras el nacionalismo antiinmigración de Donald Trump asaltaba el Partido Republicano y la Casa Blanca, en la izquierda, Bernie Sanders movilizaba a los trabajadores con remedios inspirados en el Partido del Pueblo (People’s Party), que emergió a finales del siglo XIX como reacción al influjo de los bancos y de los industriales: nacionalización de la educación superior y del acceso a la sanidad, pero también terminar con las desigualdades fiscales.

Al otro lado del Atlántico, la votación del brexit, impulsada por el Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP por sus siglas en inglés), un movimiento de derechas nacionalista hostil a la globalización, tenía lugar en el momento en que Jeremy Corbyn rechazaba la ortodoxia neoliberal del New Labour, que reconcome a la izquierda británica desde la época de Anthony Blair.

Se habría podido pensar que las fuerzas demócratas, despechadas por su debacle, adoptarían (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

Una versión de este artículo apareció en la revista estadounidense The Baffler, en marzo de 2017.