ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2020 > 2020/01 > En aras de la emergencia climática

Castigar a los individuos, perdonar a los grandes contaminadores

En aras de la emergencia climática

Actualmente, ningún responsable público o privado de primer nivel puede obviar el desafío climático. Esa victoria ideológica del movimiento ecologista debe, ciertamente, traducirse en medidas concretas. Pero también abre un espacio para la reflexión, ya que los defensores del capitalismo verde lo instrumentalizan en contra de la democracia.

por Anne-Cécile Robert, enero de 2020

“Las medidas que se deberían tomar serán difíciles de aceptar. Cabe decir que la lucha contra el cambio climático es contraria a las libertades individuales y, por ende, probablemente también a la democracia”, afirma el climatólogo François-Marie Bréon. “Yo no pretendo tener las soluciones [para combatir el calentamiento global]. Hay expertos mucho más competentes sobre el tema”, explica por su parte el astrofísico Aurélien Barrau, antes de añadir que, si una cosa tiene clara, es que se necesitarán “medidas coercitivas e impopulares, reñidas con nuestras libertades individuales”. La tentación de subordinar la democracia al imperativo climático va calando como una musiquilla de fondo. “Tema tabú por mucho tiempo, la idea de que son necesarias la coerción y la toma de decisiones impopulares va abriéndose camino”, apunta el periodista Stéphane Foucart. Y remata: “La alternativa es sombría: ¿renunciar a la forma actual de democracia para frenar el calentamiento, o esperar a (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Acceso gratuito a nuestros contenidos hasta el 12 de abril debido a la situación excepcional provocada por el COVID-19.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.