ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/09 > El nuevo paladín de los militares pakistaníes

Imran Khan, del críquet a la cabeza del Gobierno

El nuevo paladín de los militares pakistaníes

Tras varios intentos, el exjugador de críquet Imran Khan accedió al poder en Pakistán el 17 de agosto y lidera un Gobierno de coalición. Su discurso anticorrupción y su proyecto de un “nuevo Pakistán” atrajeron al 32% del electorado y permitieron a su partido situarse a la cabeza de la Asamblea Nacional con 116 escaños (de 272). No obstante, nada hubiera sido posible sin el apoyo, más o menos visible, de los militares.

por Christophe Jaffrelot, septiembre de 2018

Las elecciones pakistaníes del 25 de julio tuvieron lugar bajo la influencia del Ejército, más aún que las anteriores. El país, que nació en agosto de 1947 de la división de la India británica, ya ha experimentado tres golpes de Estado, que permitieron a los militares gobernar, en total, durante unos treinta años (de 1958 a 1970, de 1977 a 1988 y de 1999 a 2008). Sin embargo, desde hace diez años, han abandonado el papel protagonista, dejando que se sucedan los civiles en el poder tras escrutinios más o menos empañados por irregularidades.

El de 2008 marcó una transición democrática en dos etapas: en febrero, el Partido del Pueblo Pakistaní (PPP) ganó las elecciones legislativas gracias a la oleada de simpatía provocada por el asesinato de Benazir Bhutto, la hija de su fundador, Zulfikar Ali Bhutto; en agosto, el general Pervez Musharraf cedió la presidencia al viudo de Benazir Bhutto, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.