ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/09 > Acabar con algunas ideas establecidas sobre la radicalización

Una etiqueta única para trayectorias múltiples

Acabar con algunas ideas establecidas sobre la radicalización

Cualquier charlatán tiene su propia idea preestablecida sobre la “radicalización” y sobre el terrorismo. Ahora es posible comparar toda esta glosa con la realidad de los casos investigados por la Justicia francesa. Se descubre así el lugar real que ocupan el fracaso escolar, las redes sociales, la voluntad de provocar, la sexualidad y la religión en la basculación de miles de jóvenes hacia la violencia.

por Fabien Carrié y Laurent Bonelli, septiembre de 2018

Los atentados que golpean a a Europa y la partida de varios miles de jóvenes hacia la zona sirio-iraquí han llevado la “radicalización” al centro del debate público. También han desencadenado una efervescencia institucional de una magnitud inusual. En un breve lapso de tiempo han surgido leyes, circulares, planes de acción, financiación específica y módulos de formación que movilizan a la Policía, la Justicia, los servicios sociales, la escuela, las prisiones, la diplomacia, a actores comunitarios y religiosos o también a las administraciones locales. En la actualidad, miles de agentes dedican toda o parte de su actividad a detectar, señalar, contabilizar, vigilar, perseguir o hacerse cargo de individuos cuyos comportamientos, actitudes o actos han sido clasificados en este registro. Hasta el punto de que un oficial de los servicios de inteligencia subrayaba, no sin cierta malicia: “Pronto habrá más gente que viva de la radicalización que radicales”.

Esta movilización, así como (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.