ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2008 > 2008/06 > El nuevo elixir

El nuevo elixir

por Franz Manni, junio de 2008

La ciencia es la imagen de la modernidad. Una imagen blanca, de acero y de cristal, con reflejos fríos y azulados, como esos reportajes-tipo con que los informativos de televisión deslumbran desde la pantalla cada vez que se produce un nuevo descubrimiento. Manos enguantadas manipulan tubos de cristal sobre paños inmaculados, junto a brillantes máquinas rectangulares. La línea que adoptan esos reportajes consiste en representar visualmente el trabajo científico más que en aclarar mecanismos a menudo invisibles a primera vista y difícilmente explicables en un minuto y medio.

El ADN no escapa a esa regla. Tan diminuto, pero tan poderoso, el ADN contiene la información genética y, por poco, sería casi sinónimo del individuo: “Dime tu ADN y te diré quién eres”. Esa molécula, ya mítica, alimenta todo un imaginario; es el nuevo Homonculus, ese ser preformado que los sabios de finales del siglo XVII creyeron hallar en el semen masculino (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Acceso gratuito a nuestros contenidos hasta el 12 de abril debido a la situación excepcional provocada por el COVID-19.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

DossierDetrás de la ciencia, un filón comercial

Una disciplina punta, la genética, afecta a las bases mismas de la vida. Una tecnología invasora, Internet, transforma poco a poco la actividad humana. La confluencia de ambas acaba de producirse. Los inversores se regodean al respecto, mientras que los científicos discrepan.
  • Detrás de la ciencia, un filón comercial

    Una disciplina punta, la genética, afecta a las bases mismas de la vida. Una tecnología invasora, Internet, transforma poco a poco la actividad humana. La confluencia de ambas acaba de producirse. Los inversores se regodean al respecto, mientras que los científicos discrepan.
  • Genética personalizada, ¿realmente vale la pena?

    Catherine Bourgain
    Tras haber colgado en Internet las publicaciones profesionales, los estados de ánimo y la lista de sus amistades, el “homo digital” soñaría con “compartir” en la red sus datos médicos personales…y su información genética.

    Recuadro: Léxico

  • ¿De quién es el ADN?

    Franz Manni
    Las tres letras ADN sufren las consecuencias de un “contexto” indiscutiblemente menos favorable que las letras LSD en sus tiempos de gloria. Aluden a una sustancia inquietante, misteriosa, casi inmaterial... Y sin embargo: cada célula de nuestro cuerpo contiene dos moléculas de ADN.

    Recuadro: ¿Patentar la información genética?

    Recuadro: Los límites “del fichado”

  • El proyecto del “National Geographic”

    Pierre Darlu
    Según el matemático Saharon Rosset, la humanidad se habría dividido hace aproximadamente cien mil años en África en dos ramas que no habrían tenido contacto durante los cincuenta mil años siguientes. Estos resultados se basan en datos recolectados por el proyecto Genographic.
  • La inocencia, gracias al ADN

    Marie Agnès Combesque
    Iniciado en Nueva York en 1992, el proyecto Inocencia ha logrado la libertad de 216 detenidos, 16 de los cuales estaban condenados a muerte, recurriendo a los análisis de ADN. Esto ha contribuido a hacer dudar a la opinión pública estadounidense respecto de la pena capital.

Artículo anterior

¿De quién es el ADN?

En este número

Todo el sumario