ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2008 > 2008/06 > La inocencia, gracias al ADN

La inocencia, gracias al ADN

por Marie Agnès Combesque, junio de 2008

Ryan Matthews, de 17 años, fue condenado a muerte en Luisiana en 1999 por el asesinato de un comerciante de Bridge City dos años antes. Su co-acusado, Travis Hayes, fue sentenciado a cadena perpetua. Ambos jóvenes están en el límite de la debilidad mental. Habían sido identificados por testigos en las horas siguientes del crimen. Los abogados de ambos solicitaron que se realizaran análisis de ADN, los que finalmente demostraron que eran inocentes, y permitieron hallar al asesino. Ryan Matthews fue liberado en 2004. Travis Hayes tuvo que esperar dos años más para salir de la cárcel.

Earl Washington fue condenado a muerte en 1984 en el estado de Virginia. Durante las primeras horas de su detención, el joven de 22 años, deficiente mental leve, confesó varios crímenes. En 1993 se realizaron análisis de ADN que demostraron que el esperma hallado sobre la víctima no era el suyo. El 14 de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

DossierDetrás de la ciencia, un filón comercial

Una disciplina punta, la genética, afecta a las bases mismas de la vida. Una tecnología invasora, Internet, transforma poco a poco la actividad humana. La confluencia de ambas acaba de producirse. Los inversores se regodean al respecto, mientras que los científicos discrepan.
  • Detrás de la ciencia, un filón comercial

    Una disciplina punta, la genética, afecta a las bases mismas de la vida. Una tecnología invasora, Internet, transforma poco a poco la actividad humana. La confluencia de ambas acaba de producirse. Los inversores se regodean al respecto, mientras que los científicos discrepan.
  • Genética personalizada, ¿realmente vale la pena?

    Catherine Bourgain
    Tras haber colgado en Internet las publicaciones profesionales, los estados de ánimo y la lista de sus amistades, el “homo digital” soñaría con “compartir” en la red sus datos médicos personales…y su información genética.

    Recuadro: Léxico

  • ¿De quién es el ADN?

    Franz Manni
    Las tres letras ADN sufren las consecuencias de un “contexto” indiscutiblemente menos favorable que las letras LSD en sus tiempos de gloria. Aluden a una sustancia inquietante, misteriosa, casi inmaterial... Y sin embargo: cada célula de nuestro cuerpo contiene dos moléculas de ADN.

    Recuadro: ¿Patentar la información genética?

    Recuadro: Los límites “del fichado”

  • El proyecto del “National Geographic”

    Pierre Darlu
    Según el matemático Saharon Rosset, la humanidad se habría dividido hace aproximadamente cien mil años en África en dos ramas que no habrían tenido contacto durante los cincuenta mil años siguientes. Estos resultados se basan en datos recolectados por el proyecto Genographic.

    Recuadro: El nuevo elixir