ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2016 > 2016/11 > El Magreb, entre autoritarismo y esperanza democrática

Al margen de los grandes conflictos del mundo árabe

El Magreb, entre autoritarismo y esperanza democrática

Mientras que las turbulencias políticas y la guerra se expanden por Oriente Próximo, Argelia, Marruecos y Túnez pueden aparecer como un punto de estabilidad en el mundo árabe. Esta situación radica en la naturaleza homogénea de los poderes y de las poblaciones. Pero, a excepción de Túnez, la apertura democrática no se ha mantenido: los regímenes establecidos continúan apoyándose en sus privilegios.

por Hicham Alaoui, noviembre de 2016

En enero de 2011, la caída de la dictadura tunecina abrió el ciclo de las sublevaciones populares que se iban a extender por el mundo árabe. Pero el precursor histórico de este movimiento también se localizó en el Magreb, en Argelia, donde las inmensas revueltas de octubre de 1988 hicieron surgir la promesa de una apertura democrática antes de desembocar en una sangrienta guerra civil.

Para algunos observadores externos, Marruecos, Argelia y Túnez parecen muy diferentes en términos de régimen, de economía y de política exterior.

Su punto en común radica en el hecho de que el Magreb representa una entidad muy diferenciada en el mundo arabomusulmán tanto en el plano cultural como social y geopolítico. Con la noción de cultura no se trata de designar un abanico rígido de valores y de comportamientos. Efectivamente existen similitudes superficiales, ya sea a través de las variantes locales de la lengua árabe o de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.