ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2016 > 2016/11 > El “doble o nada” de Rusia en Alepo

Internacionalización de las guerras de Oriente Próximo

El “doble o nada” de Rusia en Alepo

Las potencias extranjeras se implican cada día más en las devastadoras guerras en Irak y en Siria. La batalla de Mosul preocupa a Estados Unidos, obligado a lidiar con las rivalidades regionales, especialmente entre Turquía, Irán y Arabia Saudí. Por otra parte, una toma de Alepo sangrienta podría comprometer la dinámica diplomática que se ha venido desarrollando tras la intervención militar directa de Rusia al lado del régimen sirio.

por Jacques Lévesque, noviembre de 2016

El primer objetivo de la intervención militar rusa iniciada en septiembre de 2015 se alcanzó de forma fácil y rápida: se trataba de impedir una derrota militar del régimen sirio, que entonces perdía terreno desde hacía varios meses. La implicación de las Fuerzas Aéreas rusas también imposibilitó la creación de una zona de exclusión aérea en Siria. Ya en 2013, la diplomacia rusa complicó una posible intervención occidental contra el régimen del presidente Bachar el Asad, obteniendo de éste una renuncia efectiva con respecto a la utilización de armas químicas.

Los objetivos, destacados por Vladímir Putin en su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) del 28 de septiembre de 2015, eran mucho más ambiciosos. Fueron formulados como un desafío a Estados Unidos y a sus aliados occidentales y apuntaban a ponerlos a la defensiva. Pero el momento elegido fue decisivo: era la época más intensa de la afluencia (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Cartografía

Internacionalización creciente de las guerras de Oriente Próximo

Miniatura del mapa