ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2016 > 2016/11 > En los orígenes del escándalo de UraMin

Los extraños negocios en África de la multinacional francesa Areva

En los orígenes del escándalo de UraMin

Areva, campeona mundial del ámbito de la energía nuclear, experimenta dificultades para salir de la tormenta. A las preocupaciones sobre el futuro de este sector desde el accidente de Fukushima se añaden los retrasos en los reactores de tercera generación en Finlandia y en Francia. Pero, sobre todo, esta empresa pública francesa se ve cuestionada por unas inversiones dudosas en tres yacimientos africanos de uranio.

por Juan Branco, noviembre de 2016

Un estrecho río color rojo sangre atraviesa un imperio de vegetación. Ciento treinta y cuatro kilómetros de pista olvidados por la modernidad y por el mundo. La carretera de laterita candente, trazada muy deprisa por inmensas máquinas hace cinco años, une Bangassou y Bakouma, en la República Centroafricana. Debía traer prosperidad a todo el país –uno de los más pobres del mundo–, fortuna a sus trabajadores y energía para un siglo a Francia. Se le prometió que se convertiría en la aorta de un Nuevo Mundo, concebido en un abrir y cerrar de ojos entre Sudáfrica, Toronto, París y las islas Vírgenes. Actualmente devorada por una vegetación feroz e insaciable, repleta de grietas, colonizada por las mariposas y por las hormigas rojas, ya sólo alimenta al silencio y a uno de los escándalos industriales más grandes de este principio de siglo.

Se accede a Bakouma desde Bangui, la capital. Después de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Recuadro

Cronología