ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2010 > 2010/03 > Días tranquilos en Argelia

Extractos de la vida en la devota Tremecén

Días tranquilos en Argelia

En el país convaleciente, la vida social renace. En la ciudad de Tremecén, a quinientos kilómetros de Argel, el boom del mercado inmobiliario y la obra pública conviven con el desempleo y el mercado negro. El éxodo rural ha modificado profundamente la cara tradicional de esta antigua capital del Magreb central, suscitando entre algunos la nostalgia de un pasado glorioso.

por Jean-Pierre Séréni, marzo de 2010

La crisis? ¿Qué crisis? –exclama Djamel Bendimered, ex maquis y dueño de la fábrica de ladrillos más grande del oeste argelino–. ¡Hay trabajo y dinero para mucho tiempo!”. Ante él, el gran Tremecén (250.000 habitantes) se extiende a lo largo de más de 20 kilómetros. De este a oeste, el gris del hormigón va royendo la verde llanura de abajo, que hasta principios de los años 1970 estaba cubierta de vergeles y olivares. Empresas constructoras o particulares, cada cual edifica a su modo y de acuerdo con sus posibilidades. Tremecén sigue coleccionando ciudades dormitorio, barrios polvorientos y periferias satélite: Kiffane alberga a cuadros directivos y funcionarios desde los años 1980; Imama, el nuevo “centro”, acoge sobre todo a las administraciones.

Con la llegada de los años 2000, todo se acelera. Oulidja ya tiene 35.000 habitantes; Boulidja, que está enfrente, en otra colina, alberga a 25.000. Allí es fácil reconocer los edificios (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.