ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/04 > Con Thomas Piketty, no hay peligro para el capital en el siglo (...)

Éxito planetario de una obra engañosa

Con Thomas Piketty, no hay peligro para el capital en el siglo XXI

Su obra, convertida en bestseller, se cita con respeto en los círculos del poder, las tertulias mediáticas y las cenas mundanas de Europa y EE.UU. La prensa anglosajona se ha hecho eco del fenómeno comercial del libro comparándole exageradamente con el impacto que tuvieron en siglos pasados Adam Smith, Keynes o el mismísimo autor de El capital, del que confiesa no haber leído una sola línea. Los consejeros de Barack Obama le reciben en la Casa Blanca. Esa unanimidad mediática sin precedentes, es garantía en sí de total inocuidad.

por Frédéric Lordon, abril de 2015

En el trasfondo de despolitización de la sociedad del espectáculo es seguro que emprenderla contra una notoriedad mundial como la de Thomas Piketty sólo puede ser la marca del resentimiento envidioso. Sin embargo, las fuertes objeciones de esta clase no deberían ser suficientes, en principio, para impedir que se planteen algunas cuestiones políticas. Digamos incluso, con más precisión, algunas cuestiones relativas a un engaño inseparablemente intelectual y político, cuyo indicio más seguro aparece dado, en negativo, por una unanimidad mediática sin precedentes, garantía en sí de total inocuidad, como por todo lo que ella elige celebrar de forma apasionada.

Realmente sería necesario que “el mundo hubiera cambiado de base” para que Libération, L’Obs, Le Monde, L’Expansion, y también The New York Times, The Washington Post, El País, etc., coincidieran en ese grado de embelesamiento sobre cualquier cosa que fuera seriamente molesta. En verdad, sólo la prensa financiera anglosajona mantuvo un poco (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.