ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2013 > 2013/07 > Arte y política, que la acción vuelva a ser la hermana del sueño

Falsa oposición entre esteticismo y compromiso

Arte y política, que la acción vuelva a ser la hermana del sueño

Durante mucho tiempo, el arte “comprometido” estuvo bajo sospecha de traicionar la causa… del arte. Sin duda, hubo ejemplos destructores de creaciones sometidas a los dogmas oficiales, y obras reducidas a la expresión de una tesis. Pero las opciones estéticas se inscriben siempre, incluso cuando ese vínculo se niega, en un conjunto de valores políticos: el compromiso se traduce realmente en la obra cuando examina asimismo los medios artísticos.

por Evelyne Pieiller, julio de 2013

En nuestras democracias ilustradas, los políticos ya casi no hablan de arte. En el programa de François Hollande para las elecciones presidenciales de 2012, la palabra “arte” estaba ausente de los sesenta “compromisos” propuestos: apenas si aparecía un “plan nacional de educación artística”. En el proyecto de su rival, Nicolas Sarkozy, el término no aparecía ni una sola vez. No sorprende: en el discurso de las “elites”, la “cultura” ha reemplazado al “arte”. Sin embargo, eso de la cultura sigue siendo un poco difuso: nadie sabe exactamente de qué se trata y todo está mezclado. Pero para los políticos que están en el poder desde hace varias décadas, el reto en el área sigue siendo la “democratización” del acceso a esa famosa cultura, que se supone debe reforzar el tejido social. Curiosa manera de convertir el arte en simple factor de integración y pervertir un área que durante tanto tiempo (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.