ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2013 > 2013/07 > Brasil vuelve a tirarse a la calle

Un país que prefiere los servicios públicos al fútbol

Brasil vuelve a tirarse a la calle

Lo nunca visto desde hacía al menos veinte años: las manifestaciones han reunido a varios cientos de miles de brasileños por todo el país. A un año de las presidenciales de 2014, sus reivindicaciones agitan al Partido de los Trabajadores, en el poder desde 2003.

por Janette Habel, julio de 2013

“Las manifestaciones pacíficas son legítimas y propias de la democracia…”. El 17 de junio de 2013, el comunicado de la presidenta brasileña Dilma Rousseff referente a una nueva jornada de movilización popular, fingía ignorar lo fundamental: nunca, desde el final de la dictadura en 1985, el país había vivido manifestaciones de ese tipo –salvo, quizá, en 1992, cuando el pueblo salió a la calle para denunciar la corrupción del Gobierno de Fernando Collor de Mello, precipitando su renuncia ese mismo año–. Sólo durante el día anterior a la declaración de Rousseff, marcharon cerca de doscientas mil personas, principalmente en São Paulo, Río y Brasilia, la capital, donde el Congreso fue ocupado durante algunas horas.

Como suele ocurrir, la naturaleza de la chispa tiene escasa relación con la magnitud del estallido. A los residentes de São Paulo, que desde el 11 de junio denuncian un aumento del precio del billete de autobús (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.