ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2009 > 2009/02 > Apelativos poco controlados

Apelativos poco controlados

por Jean-Pierre Garnier, febrero de 2009

Durante mucho tiempo, los términos “anarquista” y “libertario” fueron indisociables para los militantes, encuadrados o no en las organizaciones epónimas, quienes los reivindicaban para definir su posicionamiento en el terreno político, o más precisamente, externo y en oposición a éste desde el momento que era confundido con el escenario politiquero. Lo mismo sucedía con aquellos que los combatían o reprobaban: no sólo los guardianes oficiales del orden burgués, sino también los miembros de los demás partidos, de izquierda o de derecha, los ­periodistas de todos los credos y la “opinión pública”, conformada por los unos y los otros, coincidían en poner a anarquistas y libertarios en un mismo saco.

Actualmente, esta asociación de palabras no ha perdido en absoluto pertinencia para los involucrados, aun cuando éstos insisten en puntualizar, como siempre lo han hecho, en qué y por qué esto no significa que ambas denominaciones sean sinónimos. Y nos recuerdan que (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Recuadro

Citas

DossierLos anarquistas

¿Está de moda el anarquismo? Esa es la impresión que se tiene tras observar la obsesión de la policía y de los medios de comunicación por los “movimientos anarco-autónomos”.
  • La CNT, las claves del enigma español

    Ángel Herrerín López
    En España, durante el período republicano y la Guerra Civil, el anarcosindicalismo desempeñó un papel de capital importancia. Una situación que contrasta con la que prevalece hoy día, el movimiento anarcosindicalista prácticamente ha desaparecido de la sociedad española.
  • Una indocilidad contagiosa

    Claire Auzias
    Es extraño que los anarquistas no participen, junto con otros, en las luchas sociales. Pero, desde las federaciones de sindicatos hasta el amor libre y desde el sindicalismo revolucionario hasta la insumisión, los anarquistas se
  • El intratable Pierre-Joseph Proudhon

    Edward Castleton
    ¿Qué conocemos del pensamiento de Pierre-Joseph Proudhon doscientos años después de su nacimiento? Una fórmula: “La propiedad es un robo”, pero nada más.
  • ¡Vergüenza ante el sufragio universal!

    Estando él en prisión por un delito de “ofensa al presidente de la República” se produce el golpe de Estado en el que triunfó Luís Napoleón Bonaparte. Los cuadernos que escribe muestran su profunda decepción respecto del sufragio universal directo, al que culpa de la instauración del Segundo Imperio.