Portada del sitio > Mensual > 2008 > 2008/08 > A bordo del ‘Marrakech Express’ los marroquíes regresan a su país

Escenas de la vida cotidiana en el barco rumbo a Tánger

A bordo del ‘Marrakech Express’ los marroquíes regresan a su país

Cada año, cientos de miles de familias de inmigrantes marroquíes viajan “al país” durante el verano. Muchos lo hacen por barco, algunos en las naves de la línea Sète-Tánger. Para ellos, las treinta y seis horas de viaje constituyen una ocasión para preguntarse sobre su ‘Mektub’ (el sentido que ha tomado si vida). Esos barcos, siempre repletos de pasajeros, permiten esbozar un paisaje de la inmigración, compuesto por elementos muy diversos, alejado de las imágenes generalizadoras de una pretendida “comunidad magrebí”.

por Pierre Daum, agosto de 2008

Los ejes chirrían, los tubos de escape raspan contra el asfalto, y muchos portaequipajes cargan montañas de objetos cubiertos por lonas azules o verdes. ¿Qué se oculta debajo de ellas? “Neveras, bicicletas, lavadoras, escaleras, carretillas, infinidad de objetos comprados en los mercadillos y rastros y que los europeos tiran en cuanto dejan de funcionar bien, pero que nosotros solemos reparar”, explica alegre Samia, una joven economista de Agadir, que regresa de su viaje de boda en Europa. “Para nosotros –prosigue su esposo– que somos marroquíes de Marruecos, es algo prestigioso tener un familiar que trabaja en Francia. Cuando llega con su coche cargado frente a nuestra casa, en el pueblo, nos sentimos orgullosos ante los vecinos”.

El miércoles 4 de julio, día de partida masiva, desde el amanecer coches y camionetas están bien alineados en el amplio estacionamiento del puerto de Sète. Con matrículas francesas, belgas, holandesas, italianas o alemanas, todos (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

Recuadro

Algunas cifras

En este número

Todo el sumario