Portada del sitio > Mensual > 2008 > 2008/08 > Una calamidad llamada Robert Mugabe

Cuando la revoluvión destroza sus propios ideales

Una calamidad llamada Robert Mugabe

Ganadora del Premio Nobel de literatura en 2007, Doris Lessing vivió desde los seis años con sus padres en Rodesia del Sur, actual Zimbabue. Se la conoce como militante feminista por su novela ‘El cuaderno dorado’. Pero para generaciones enteras, fue la combatiente heroica contra las injusticias, el colonialismo y el apartheid. A sus 89 años, Doris Lessing no tiene pelos en la lengua cuando se muestra muy decepcionada con los dirigentes de Zimbabue, país por cuya independencia tanto luchó. En este texto, redactado hace varios años pero de total actualidad, la genial escritora elabora un feroz retrato del presidente Robert Mugabe, autócrata en el poder desde 1980, de quién Nelson Mandela acaba de criticar “el trágico fracaso de liderazgo”. Mugabe ha vuelto a ser “elegido” el 27 de junio pasado en una parodia de proceso electoral marcado por brutales actos de violencia contra la oposición.

por Doris Lessing, agosto de 2008

“Tiene usted en sus manos la joya de África –afirmaron los presidentes Samora Machel, de Mozambique, y Julius Nyerere, de Tanzania–, por lo que cuídela mucho a partir de ahora…”. Casi treinta años más tarde, la joya está muy maltrecha.

La antigua Rodesia del Sur tenía una magnífica red de ferrocarriles y buenas carreteras. Las ciudades eran ordenadas y limpias. Se cultivaba de todo: frutas tropicales (piñas, mangos, plátanos y papayas) y las propias de climas templados (manzanas, melocotones y ciruelas). El maíz, base de la alimentación nacional, crecía en abundancia e incluso alimentaba a los países limítrofes. Había toda clase de minerales: oro, amianto y platino, además de ricos yacimientos de hulla. La presa del Zambeze había permitido la creación del lago Kariba y el suministro de electricidad al Norte y al Sur. Era un auténtico paraíso para los blancos. Aunque algunos negros salían adelante económicamente, no ocurría lo mismo (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

En este número

Todo el sumario