Portada del sitio > Mensual > 2008 > 2008/08 > El próximo, aún más alto

El próximo, aún más alto

Al principio, cuando a finales del siglo XIX se construyeron los primeros rascacielos, esos edificios se convirtieron en el símbolo urbano por excelencia del capitalismo. El atentado contra las Torres Gemelas pareció darles un golpe fatal. Pero la moda ha vuelto y los proyectos más delirantes se multiplican: en Moscú van a construir un rascacielos de 448 m de altura, en Dubai uno de 800 m y en Japón uno de 4 kilómetros…

por Thierry Paquot, agosto de 2008

El rascacielos es un objeto arquitectónico nacido a finales del siglo XIX, producto de la combinación de una técnica constructiva (estructura metálica), la puesta a punto del ascensor y el teléfono, y sobre todo de la increíble fortuna de algunas empresas que se regalan un edificio emblemático, generando la envidia de todos. El primer edificio de gran altura (40 metros) fue construido en Nueva York en 1868, el segundo en Miniápolis y el tercero en Chicago en 1884, por Le Baron Jenney. La torre se convirtió en la expresión del capitalismo por excelencia.

Lo que implica que pronto resulte antigua: siempre es superada por una empresa más competitiva que marcará su supremacía construyendo la torre más alta. Al “siempre más” insaciable de los capitanes de la industria o de las altas finanzas, corresponde el “siempre más alto” símbolo, a su entender, del poder: su torre, a la vez sede social, letrero, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

En este número

Todo el sumario