Portada del sitio > Mensual > 2008 > 2008/08 > La revuelta de los cipayos

De la India de ayer al Oriente Medio de hoy

La revuelta de los cipayos

En mayo de 1857, el Imperio británico fue amenazado por la rebelión anticolonial más sangrienta y más importante que jamás haya sufrido un imperio europeo durante el siglo XIX. Algunas similitudes entre las aventuras imperiales de los británicos en Asia durante esa época –con numerosas insurrecciones– y los acontecimientos actuales en Irak y Afganistán merecen ser señaladas. También pueden extraerse enseñanzas de los errores cometidos por los británicos, por arrogancia o idealismo mal entendido.

por William Dalrymple, agosto de 2008

A principios del siglo XVII, Inglaterra comenzó sus intercambios comerciales con la India mediante la East India Company, Compañía Británica de las Indias Orientales (CBIO). Estas relaciones evolucionaron a lo largo del siglo siguiente, con el declive del Imperio mogol. Para proteger sus intereses comerciales y geopolíticos, así como su derecho a explotar los recursos minerales, la Compañía decidió reclutar soldados indígenas y conquistar territorios.

La voluntad de dominación británica en la región alcanzó otra dimensión cuando un nuevo grupo de conservadores accedió al poder en Londres a finales del siglo XVIII. Nombrado gobernador general, Lord Richard Wellesley, hermano mayor del duque de Wellington, llamó a su política ofensiva “Forward Policy” (política de progreso), aunque en realidad se trataba de un “Proyecto para el nuevo siglo británico”. Lord Wellesley daba a entender con toda claridad que quería hacer valer su preeminencia sobre todos sus rivales europeos, particularmente Francia, y que más (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

Artículo anterior

El próximo, aún más alto

Artículo siguiente

La rebelión india

En este número

Todo el sumario