ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/07 > Y la industria nació en los monasterios

De la reforma gregoriana a Silicon Valley

Y la industria nació en los monasterios

Hacer de la empresa el corazón de las sociedades: este proyecto, preconizado por Emmanuel Macron, es comúnmente identificado con el neoliberalismo contemporáneo. En realidad supone la culminación de una larga historia: la de la racionalización del trabajo y del tiempo, que comienza en los monasterios en el siglo XIII, así como la de la construcción de una creencia común en la salvación mediante el progreso industrial.

por Pierre Musso, julio de 2017

En un discurso de campaña, el pasado abril, Emmanuel Macron afirmaba que “la verdadera alternancia es la eficacia”, referencia a la que se aferra desesperadamente el mundo político. Este último padece una crisis doble: su tecnocratización, y la dilapidación de sus fundamentos simbólicos asociados a la soberanía popular. Por consiguiente, busca unas muletas en el ámbito empresarial; de ahí el homenaje permanente a las start-up, las declaraciones de amor a la empresa o las genuflexiones ante Silicon Valley. Pero, ¿para qué sirve la eficacia? y, ¿se puede fundar una sociedad sobre esta exigencia?

Por toda respuesta, la mirada antropológica que dirige Occidente sobre sí mismo se remite a la industrialización implantada después de 1800. Sin embargo, para operar semejante revolución industrial, fue necesario construir previamente una visión del mundo compartida que, para celebrar a la humanidad creadora y productora, excluyera todo referente trascendente. Este proceso, que denominamos “industriación”, precede a la (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.