ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2010 > 2010/08 > Tanteos postelectorales en Sudán

Justicia internacional o reconciliación nacional

Tanteos postelectorales en Sudán

Primer Jefe de Estado en funciones oficialmente ­perseguido por la Corte Penal Internacional (CPI), el Presidente sudanés Omar al Bashir fue reelegido el 26 de abril pasado. A pesar de los fraudes habidos en el escrutinio, Al Bashir parece gozar de cierta influencia en su país y en el continente africano. La “Comunidad internacional”, la CPI y los actores locales juegan en realidad, en este asunto, una partida de póquer mentiroso. Entretanto, todos se olvidan del drama de Darfur.

por Jérôme Tubiana, agosto de 2010

El presidente sudanés Omar al Bashir, primer jefe de Estado en ejercicio que es objeto de una orden de arresto de la Corte Penal Internacional (CPI), fue reelegido el pasado 26 de abril. Si bien los fraudes en esa votación fueron patentes, Al Bashir parece beneficiarse con una cierta popularidad tanto en su país como en el continente africano.

En realidad, la “Comunidad Internacional”, la CPI y los actores locales juegan en Darfur una extraña partida de póker mentiroso, sobre un fondo de crímenes contra la humanidad.

En las elecciones generales sudanesas del pasado 11 de abril, el capitán Zakaria Ad-Dush no votó. La víspera de los comicios, este comandante rebelde de Darfur se encontraba en el mercado de Birak, en Chad, a apenas unos kilómetros de la frontera. Tan sólo unos meses atrás, ese oficial y sus hombres circulaban libremente por el territorio chadiano, a bordo de camionetas cargadas de armas. (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.