ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/09 > Razia china por la leche

De la Bretaña a Nueva Zelanda

Razia china por la leche

Desde el escándalo de la melamina en 2008, los padres chinos sólo tienen ojos para la leche de importación. En Francia, una inmensa fábrica de leche en polvo financiada por un empresario de Shandong pronto verá la luz del día en la región de Bretaña. Una mirada sobre un zafarrancho de combate a escala mundial para saciar la sed china de leche.

por Jordan Pouille, septiembre de 2015

En el polígono comercial de Kergovo, ubicado en la entrada de la ciudad francesa de Carhaix (departamento de Finisterre), quinientos obreros se afanan en unas obras. Una lechería comenzará a funcionar en este lugar antes de enero de 2016: “Una herramienta industrial sin equivalentes en Europa, con doscientos cincuenta empleos asegurados”, pregonaba Le Télégramme (26 de marzo de 2015). Al menos ciento veinte millones de toneladas de leche en polvo se producirán cada año en sus torres de secado. Un detalle: los capitales son chinos y la producción está destinada a los lactantes del Imperio del Medio. A petición de Synutra, la empresa lechera de la provincia de Shandong, un dron provisto con una cámara sigue el avance de las obras mes a mes.

“El presidente del grupo en persona ha venido a visitar las obras. He oído que su hija había estudiado en Rennes. Tienen muchos lazos con Bretaña”, celebraba (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.