ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/09 > El oso polar, animal geopolítico

Consenso engañoso para la protección de una especie amenazada

El oso polar, animal geopolítico

El oso polar se ha convertido en el símbolo de una biodiversidad en peligro por la amenaza del calentamiento global. Sin embargo, resulta imposible disociar la protección de la especie de los objetivos geopolíticos ligados a un territorio codiciado, el Ártico. Se trata de una dimensión de la que las organizaciones medioambientales no siempre son conscientes, de la misma forma que no evalúan el papel de los pueblos autóctonos.

por Farid Benhammou y Rémy Marion, septiembre de 2015

En abril de 2010, Vladímir Putin, entonces primer ministro de Rusia, se fotografió con un oso polar –una hembra anestesiada por científicos– en el archipiélago de Francisco José, situado en el extremo norte del país. El discurso ecologista que expresó entonces, a favor de la protección del animal y del Ártico, apenas disimulaba algunas ideas que tenía en mente.

En septiembre de 2012, la reducción de la superficie del hielo marino estival que cubre el océano Ártico alcanzó un nivel récord, hasta el punto de que este hielo podría llegar a desaparecer totalmente de aquí a 2050. También se alcanzó el mínimo de hielo invernal en marzo de 2015. Sin embargo, el oso polar –nanuk en lengua de los inuit, que lo veneran y lo cazan regularmente– no puede vivir sin esos bancos de hielo, donde encuentran a sus principales presas, las focas. Así pues, el oso blanco, actualmente en peligro, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Cartografía

El oso polar, animal geopolítico

Miniatura del mapa

Otros mapas

Todos los mapas