ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/09 > Prácticas criminales en el sector agroalimentario

Cooperativas descarriadas en la Bretaña francesa

Prácticas criminales en el sector agroalimentario

¿Cómo puede un país productor como Francia encontrarse con millones de huevos infectados por fipronil, un insecticida peligroso, y toneladas de productos contaminados? La industrialización del sector agroalimentario experimenta así escándalos que se repiten. En la región de Bretaña, la evolución de las cooperativas a veces conduce a poner en peligro la vida de sus asalariados a la vez que se margina a los campesinos.

por Patrick Herman, septiembre de 2017

En 2008, el verano había sido desastroso, pero la cotización mundial de los cereales se disparaba. A finales del invierno de 2009, había que conservar las 20.000 toneladas almacenadas en el municipio francés Plouisy, a las puertas de Guingamp, en los inmensos silos vacíos de la sociedad Eolys. En los graneros proliferaban el moho, los gorgojos y los parásitos. “En lugar de ventilar, y por razones de coste –cuenta encolerizado Laurent Guillou–, los responsables de las instalaciones han decidido tratar con Nuvan Total”. Una bomba dosificadora pulveriza así cientos de litros de este producto que contiene diclorvos, un insecticida clasificado como “extremadamente peligroso” y “potencialmente mortal” por el Instituto Nacional de Investigación y de Seguridad para la Prevención de Accidentes Laborales y de Enfermedades Profesionales (INRS por sus siglas en francés) y cuyo uso está prohibido desde mayo de 2007. Este hijo de campesino, empleado que se encarga de la (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.