ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2009 > 2009/08 > Milagros verdes y sobriedad californiana

Psicología de la catástrofe y optimismo tecnológico

Milagros verdes y sobriedad californiana

California, el estado más rico de Estados Unidos, se ha visto afectado de lleno por la recesión. Hasta puede que esté al borde de la quiebra. Pero, emblemática entre las sociedades dependientes de las energías fósiles, se ha convertido en una tierra donde ya se experimenta con el postpetróleo. Desde el sueño incierto de las start-up de Silicon Valley, atraídas por el oro verde, hasta la proliferación de las microexperiencias locales, la búsqueda de energías y de modos de vida ecológicos perfila una nueva filosofía social.

por Agnès Sinaï, agosto de 2009

A unos veinte kilómetros al sur de San Francisco, en las puertas de Silicon Valley, la compañía start-up Solazyme Inc. persigue un nuevo sueño. Tras el boom de los semiconductores, es aquí donde se asientan cientos de laboratorios afanándose en la búsqueda del Grial del siglo XXI: un combustible sintético a base de microalgas, tan poderoso como las energías fósiles. Para el cofundador y presidente de la compañía, Harrison Dillon, Solazyme es “la única empresa de biotecnología microbiana que ha fabricado un combustible con propiedades equivalentes a las del petróleo”.

El procedimiento sigue siendo misterioso y Dillon es evasivo: se trata de una técnica de transgénesis a base de microbios genéticamente reconstituidos. Aquí entramos en el reino de la tercera generación de los “agrocarburantes” autogenerados. A finales de 2008, Solazyme anunció que había producido un tipo de queroseno derivado de microalgas que podía ser utilizable por los aviones y que presentaba (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.