ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/08 > Memoria prohibida en Argelia

Veinte años después de las masacres de la guerra civil

Memoria prohibida en Argelia

En mitad de la “década negra”, la de los años 1990 en Argelia, varias masacres de población enlutaron –particularmente durante el verano de 1997– a un país ya devastado por los enfrentamientos entre las fuerzas del orden y los grupos islamistas armados. Las leyes de amnistía y la voluntad de las autoridades para sofocar el recuerdo de estos sangrientos episodios impiden en la actualidad que todo un pueblo cure sus heridas.

por Pierre Daum, agosto de 2017

La noche del 22 de septiembre de 1997 en Bentalha, una aldea agrícola situada en los confines de la periferia de Argel, más de 400 aldeanos fueron asesinados en unas horas por hombres del GIA, el Grupo Islámico Armado. Al día siguiente, Hocine Zaourar, un fotógrafo de Agencia France-Presse (AFP), captaba el desgarrador dolor de una mujer cuya familia fue asesinada. Este cliché, titulado La Madone de Bentalha (“La madona de Bentalha”) por recordar tanto la iconografía cristiana, fue reproducido en los periódicos de todo el mundo, poniéndole así cara a la violencia que tenía lugar en Argelia desde hacía más de cinco años. Tres semanas antes, una masacre análoga había ensangrentado el pueblo de Rais, situado a unos kilómetros de Benthala, causando cerca de mil víctimas. Argelia se hundía en una conmoción que las matanzas posteriores no iban a dejar de agravar. El mes siguiente en Sig, en el (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.