ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/08 > Aristófanes el intrépido

Teatro

Aristófanes el intrépido

Hace unos dos mil quinientos años, bajo este mismo cielo que hoy ve como su país es vendido por partes, un poeta griego truculento e irreverente esperaba con ansia descubrir la acogida reservada a sus “Pájaros”: Aristófanes, nacido en un siglo brillante y, a la vez, belicoso.

por Agathe Mélinand, agosto de 2017

Temprano, una mañana de finales de marzo del año 414 a. C., Aristófanes, apoyado en una puerta de los Propileos, adivina el teatro de Dioniso más abajo. Los nubarrones sacuden sobre él su niebla; los fresnos y los madroños se agitan, ¡tiotiotiotiotiotinx!, vuelan algunos pájaros. ¡Brekekekex, koax, koax!, salmodia una rana extraviada. En esta primavera lluviosa de las Grandes Dionisias, celebración, durante varios días, del dios del teatro, de los misterios y del vino, se espera una “multitud de personas, más amantes de los honores que Cleofonte, sobre cuyos charlatanes labios terriblemente brama una golondrina tracia”. Cantos, danzas, sacrificios, embriagueces y competición dramática… En un instante, Los Pájaros de Aristófanes van a participar.

Hace seis meses que el productor-mecenas –el corego– ha sido designado; hace seis meses que los veinticuatro coreutas amateurs y los tres actores ensayan. Los esclavos han montado las gradas de madera, el jurado ha sido seleccionado por (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.