ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/10 > Luisiana, un futuro a ras del agua

Los desajustes del calentamiento global

Luisiana, un futuro a ras del agua

Durante una visita a Alaska a principios de septiembre de 2015, Barack Obama subrayó la necesidad de luchar contra el cambio climático reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, el caso de Luisiana, donde el día a día de sus habitantes se encuentra profundamente afectado por la desaparición de los bayous, muestra que esta solución no será suficiente: para limitar el aumento del nivel del agua, es el modelo estadounidense de desarrollo en su conjunto lo que hay que revisar.

por Elizabeth Rush, octubre de 2015

En el sur de Luisiana, el cielo de agosto se colorea a menudo de un azul intenso al caer la noche, pero ese día, la amenaza de tormenta ensombrece el horizonte. Algunos mujoles saltan fuera del agua para después volver a zambullirse boca abajo mientras chapotean. Jake Billiot empuja suavemente el Sitting Bull, su barco camaronero, a lo largo del muelle que lleva a la rampa de botadura de Pointe-aux-Chênes. Este pueblo se ubica en el extremo de una extensión de tierra unida al subcontinente norteamericano por un camino estrecho. A medida que uno se acerca al final de la ruta 665, el agua se vuelve omnipresente hasta que la tierra desaparece por completo.

Detrás del barco de Billiot, el paisaje se reduce a dos colores: el verde de las espartinas con hojas alternas y el negro de los bayous, esos innumerables meandros abandonados del Misisipi. Antes, esa extensión formaba un (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.