ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/10 > “La terapia de choque exige opacidad”

Las lecciones del plan de ajuste impuesto a Grecia por la Unión Europea

“La terapia de choque exige opacidad”

Los electores griegos acaban de volver a dar a Alexis Tsipras una mayoría para gobernar, confiando en su combatividad. Sin embargo, la imposición de un tercer plan de ajustes, el pasado 13 de julio, tras la estrangulación de los bancos desacredita el funcionamiento de la zona euro. Esta deriva antidemocrática preocupa hasta a los partidarios más convencidos de la construcción europea, entre los cuales se encuentra el copresidente de los ecologistas en el Parlamento de Estrasburgo.

por Philippe Lamberts, octubre de 2015

Como partidario del mantenimiento de Grecia en el euro y de la profundización de la construcción de la Unión Europea (UE), estoy aterrado ante el supuesto acuerdo del 13 de julio de 2015. Éste se inscribe en el sinsentido económico y financiero de los dos planes precedentes, los cuales, lejos de aportar una solución a los problemas que pretendían resolver, los han agravado. El derrumbe de la economía griega se acelera, haciendo que la carga de la deuda sea todavía más insostenible y su reembolso todavía más improbable. Más grave aún, este fracaso se paga a costa de indignos sufrimientos sociales del proyecto europeo, porque la austeridad generalizada afectó principalmente a los griegos más vulnerables. Sinsentido económico e injusticia social caracterizaban los dos primeros programas de ayuda a Grecia; el tercero acelera el movimiento en la misma dirección.

En el ámbito democrático, el acuerdo del 13 de julio prolonga y (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.