ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/04 > Los funcionarios: ellos son el enemigo

Dossier: Los servicios públicos en Francia

Los funcionarios: ellos son el enemigo

El Gobierno francés, al propagar una gran confusión entre rentabilidad con fines particulares y eficacia en beneficio de todos, quiere deslegitimar un poco más el Estado social, a pesar de que garantizó la emancipación para numerosas generaciones. Tras haber multiplicado los regalos fiscales para los verdaderos privilegiados, intenta desviar la atención hacia la función pública.

por Anicet Le Pors, abril de 2018

A comienzos de febrero, el primer ministro francés Édouard Philippe hizo públicas las primeras decisiones del Gobierno relativas a la función pública: planes de reducción voluntaria de plantilla, incorporación acelerada de personal por contrato, multiplicación de los indicadores individuales de rendimiento, las llamadas remuneraciones “por méritos”… Philippe inauguraba así una cruzada contra los estatutos: en primer lugar, el de los trabajadores ferroviarios y después, el del resto, en particular el “estatuto general de los funcionarios”, una pieza clave que concierne a unos 5,5 millones de empleados, es decir, a un 20% de la población activa.

En este ámbito, como en otros, el presidente Emmanuel Macron pretende avanzar rápido. El joven dirigente sabe que el tiempo no está de su lado y obedece a los poderes dominantes –el mundo de las finanzas internacionales del que procede, los círculos dirigentes de la Unión Europea, la patronal, la tecnocracia administrativa, los aduladores del show-business (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

DossierEl interés general, a la basura

No se destruye un edificio con un simple golpe de excavadora. Hay que proceder mediante pequeñas muescas, crear grietas, golpear por todas partes. Este trabajo de zapa debilita la estructura: un ínfimo movimiento de la máquina puede provocar entonces el derrumbamiento del edificio. Ocurre lo mismo con las actividades de demolición (...)