ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2011 > 2011/05 > Los fantasmas de la Plaza Roja

Controversias sobre Stalin

Los fantasmas de la Plaza Roja

Mientras Dimitri Medvédev y Vladímir Putin se preparan para enfrentarse en las elecciones presidenciales de 2012, en Rusia crece la controversia sobre Stalin (1879-1953). Para muchos, el dictador soviético quedará como el criminal arquitecto del Gulag y el paranoico artífice de las grandes purgas de los años 1930 que causaron millones de víctimas y arruinaron el concepto de socialismo de Estado. Otros en cambio, sienten la tentación de rehabilitar al “Padrecito de los pueblos” y “vencedor de la Segunda Guerra Mundial” que consiguió industrializar en un tiempo récord la Unión Soviética.

por Jean-Marie Chauvier, mayo de 2011

La prensa no genera dudas: “Stalin is back”; Putin se “apresuró a rehabilitar la Unión Soviética y el culto a Stalin”; por otra parte, “Putin es Stalin con internet”. Por el lado del Kremlin suena otra campana. El presidente Dimitri Medvédev recuerda los “crímenes de Stalin” (Izvestia, 7 de mayo de 2010) con mayor voluntad que su primer ministro Vladímir Putin. El consejero del Kremlin en Derechos Humanos, Mijaíl Fedotov, anunció la desclasificación de archivos con el fin de marcar “el adiós al totalitarismo” (Interfax, 1 de febrero de 2011). Y, desde el final de los años 1980, no pasa semana sin nuevas “revelaciones”. Coloquios, medios de comunicación y series televisivas alimentan las inculpaciones. Los dirigentes han añadido recientemente una nueva pieza al expediente: el reconocimiento de la masacre de Katyn en 1940. Raramente una sociedad ha actuado hasta el punto de “desencantar” su historia. Entonces, ¿hablamos del mismo país?

Al (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.