ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2011 > 2011/05 > “El PCE se convirtió en el mejor partido republicano de la historia de (...)

Entrevista con Fernando Hernández Sánchez, autor de “Guerra o revolución. El Partido Comunista de España en la Guerra Civil”

“El PCE se convirtió en el mejor partido republicano de la historia de España”

“El PCE fue, no cabe duda, una de las columnas maestras de la movilización de masas para afrontar el esfuerzo bélico en la era de la ‘guerra total’. Se erigió en un puntal básico del sostenimiento del esfuerzo de guerra republicano, contribuyendo a hacer posible lo que ninguna otra nación europea había llevado a cabo con anterioridad: resistir con las armas la imposición del yugo fascista. Mantuvo la lealtad, hasta el final, al Gobierno de Negrín, que se propuso llevar a término la contienda salvaguardando la dignidad nacional y las vidas de los combatientes comprometidos”.

Ésta es una de las conclusiones que Fernando Hernández Sánchez (Madrid, 1961), doctor en Historia Contemporánea por la UNED, expone en la parte final de Guerra o Revolución. El Partido Comunista de España en la Guerra Civil (Crítica, Barcelona, 2010). Fruto de un trabajo de varios años, con un riguroso examen de la documentación de nueve archivos, la prensa de la época y una bibliografía extensísima citada en sus 979 notas, este libro de 574 páginas, muy bien escrito, pone fin a 70 años de manipulaciones y propaganda y es ya la obra de referencia para el tema que aborda. Autor también de un libro sobre el dirigente comunista Jesús Hernández y coautor junto con Ángel Viñas del imprescindible El desplome de la República, Hernández Sánchez, profesor del IES Sefarad de Fuenlabrada (Madrid), llega puntual a nuestra cita en el Archivo Histórico del Partido Comunista de España.

por Mario Amorós, mayo de 2011

Con la proclamación de la II República, el PCE recuperó la legalidad, pero era una fuerza marginal. ¿Qué razones explican su crecimiento en el lustro siguiente?

– Es una historia sorprendente, el paso de una posición ultraperiférica dentro del sistema de fuerzas políticas a una central en un plazo muy breve de tiempo, y eso tiene mucha relación con la dinámica de aquel momento histórico. En el plano de la política comunista hubo dos coyunturas determinantes. Por una parte, la sustitución en 1932 de la vieja dirección que estaba pegada a la ideología radical del “clase contra clase” y del “socialfascismo”, que entonces era la línea de la Internacional Comunista, por la nueva dirección de José Díaz, Pasionaria, Hernández, Uribe…Y, por otra, el giro importantísimo que se dio, en 1935, con el VII Congreso de la Internacional Comunista y la constitución de los frentes populares. El PCE pasó de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

LMD en español