ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/03 > Los bomberos en Francia, entre dedicación y resentimiento

Profesionales y voluntarios enfrentados a una miseria cotidiana

Los bomberos en Francia, entre dedicación y resentimiento

Los bomberos –en su mayoría jóvenes blancos con pocas titulaciones– están en contacto permanente con los más desfavorecidos. Asisten, desde hace unos veinte años, a la degradación simultánea de sus condiciones laborales, bajo los efectos de las políticas de austeridad, y de las condiciones de vida de aquellos a los que ayudan. Con consecuencias políticas cuya magnitud le cuesta calibrar a los progresistas.

por Romain Pudal, marzo de 2017

“No, pero francamente, no entiendo en absoluto lo que quieren: queman los coches de sus padres, las escuelas de sus hermanos pequeños, sus malditas cités… ¡No tiene sentido! ¿Adónde quieren llegar? ¿Creen que van a obtener algo ocasionando el caos? ¿¡No irás a excusarlos!? ¡En algún momento, esto tiene que acabar!”.

Se trata de la acalorada conversación usual en un camión de bomberos, una noche de disturbios de noviembre de 2007, tras la muerte de dos adolescentes al chocar un coche de la policía contra su moto en Villiers-le-Bel (Val d’Oise). Las cités estallaron: durante varias noches se multiplicaron las pedradas, las emboscadas, las enfrentamientos, los incendios. Era la segunda vez que nos enfrentábamos a ese tipo de sucesos en tales proporciones. En 2005, había sido necesario resistir durante algún tiempo; aquí, el estallido ha sido violento, pero más breve. En ambas ocasiones imperaron la incomprensión y la cólera –más que (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.