ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2010 > 2010/10 > Londres revisa su relación con Washington

Entre asociación estratégica y cortesía diplomática

Londres revisa su relación con Washington

David Cameron, el nuevo primer ministro británico, promete sustituir las genuflexiones diplomáticas de sus predecesores ante Washington por una relación “sólida” que no sea “servil”. Apuesta delicada en el momento en que se destruye la “evidencia” que cimentaba una alianza forjada en el fuego de la historia.

por Jean-Claude Sergeant, octubre de 2010

Se atribuye a Winston Chur­­­chill la paternidad de la expresión “relación ­especial”, en su discurso del 5 de marzo de 1946 en Fulton (Missouri), donde también evocaba por primera vez el “telón de acero” que iba a dividir a Europa en dos. Antes que él, otros habían celebrado esta específica relación bilateral, consolidada en los combates de las dos guerras mundiales. Al regreso de una gira por Estados Unidos, Arthur Balfour, ministro británico de Relaciones Exteriores de la época, en 1917 declaraba: “Nuestros dos pueblos proceden de la misma raíz […] ¿No nos unimos para siempre?”. ­Algo menos de un siglo después, Anthony Blair ya no subrayaba la comunidad genética: “Nos aliamos a EEUU no porque sea poderoso, sino porque compartimos los mismos valores”, afirmaba ante los embajadores del Reino Unido congregados en Londres el 7 de enero de 2003.

Aunque ritualmente confirmada como la base de la política exterior y (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.