Portada del sitio > Mensual > 2010 > 2010/10 > “Separados por una misma lengua”

“Separados por una misma lengua”

octubre de 2010

Edward Heath, primer ministro británico conservador (1970-1974), prefería calificar de “relación natural” el particular vínculo del Reino Unido con EEUU. Así valoraba el sustrato no político de ese vínculo basado en primer lugar en una cultura y una lengua compartidas –aun cuando si el escritor George Bernard Shaw pusiera en duda esa afinidad en un memorable aforismo: “Gran Bretaña y Estados Unidos son dos países separados por la misma lengua”–. Un sentimiento que a veces debió de sentir Harold Wilson, nativo de Yorkshire y primer ministro del Reino Unido (1964-1970, luego 1974-1976), con ocasión de sus encuentros con el texano Lyndon Johnson, en la segunda mitad de la década de 1960. En realidad, entre ambos hombres no hubo buen entendimiento, ante todo por la negativa del primero en enviar un contingente, incluso simbólico, a Vietnam.

En cambio, la capacidad de escucha y el poder de discurso hicieron que entre Harold Macmillan (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

Artículo anterior

Los partidos cooperativos

Artículo siguiente

En los campos de la Bekaa