ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2010 > 2010/10 > Excesos de seguridad en Francia

Expulsiones de gitanos, represión de los suburbios

Excesos de seguridad en Francia

“Recortar las libertades de la gente no ha hecho que nuestras calles sean más seguras”, declaraba el pasado mayo Nick Clegg, el viceprimer ministro liberal-demócrata británico. Ya se trate de gitanos o de suburbios, los dirigentes franceses parecen persuadidos de lo contrario. Encadenan anuncios y decisiones espectaculares. Pero, aunque en ocasiones resulte provechoso en el plano electoral, la opción represiva lleva consigo los gérmenes de su propio fracaso.

por Laurent Bonelli, octubre de 2010

Desde hace una trein­tena de años, los lugares y los actores cambian, pero la trama sigue siendo asombrosamente parecida. El ministro francés del Interior, Brice Hortefeux, explica: “La lucha por la seguridad derriba todos los clichés tradicionales. Hay quienes conocen las realidades y actúan (y quienes las niegan para no cambiar nada). Nosotros tenemos el coraje de las palabras, la obstinación de la acción y la obligación de los resultados”. Rara vez el voluntarismo se expresa con tanta fuerza como sobre este tema. Veamos si no: entre 2002 y 2010, se votaron en Francia no menos de trece leyes específicas; más de cuarenta modificaron el código de procedimiento penal, y más de treinta, el código penal. Y el gobierno francés, como algunos miembros de la Unión para el Movimiento ­Popular (UMP), propone hoy castigar penalmente a los padres de los ­menores delincuentes reincidentes, quitar la nacionalidad a algunos criminales, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.