ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/04 > ¿Lo opuesto a la CNN?

¿Lo opuesto a la CNN?

Este texto acompaña al artículo de Maxime Audinet “La voz disonante de Moscú” que publicamos en las páginas 8 y 9 de este periódico.

por Hélène Richard, abril de 2017

El 14 de diciembre de 2016, el Ejército sirio retomaba el control total de los barrios del este de Alepo, bastión de los opositores al régimen de Bachar el Asad. ¿Cómo grabaron y trataron las cadenas de televisión transnacionales este acontecimiento?

RT ya se encontraba allí desde hacía varios días. El 7 de diciembre comenzó a retransmitir las primeras imágenes de la entrada del Ejército sirio en el este de Alepo. Su corresponsal Lizzie Phelan, posicionada en el campo de las fuerzas leales al régimen, caminaba entre los escombros mientras comentaba la presencia de lanzacohetes abandonados o de barriles de productos químicos. El sitio web RT ilustra un artículo con un vídeo “de 360 grados”, por el que el internauta puede desplazarse con ayuda de su ratón. En esa calle del barrio de Al Layramoun, se han roto los cristales de todos los edificios. “Todas las personas que vivían y que trabajaban aquí se han ido. Sólo quedan soldados”, constataba el comentarista (13 de diciembre) como para contrarrestar las acusaciones del portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, quien, el mismo día, afirmaba que las fuerzas prosirias habían ejecutado al menos a 82 civiles, entre los cuales había mujeres y niños. Al día siguiente, en medio del júbilo de la multitud, Phelan comentaba la toma de Alepo.

Durante los días siguientes, la prensa occidental se preocupó por los riesgos de represalias contra los civiles. Su evacuación fue la principal inquietud de Cable News Network (CNN). La cadena estadounidense retransmitía imágenes de habitantes desorientados que huían a pie del avance de las fuerzas leales al régimen, algunos de ellos transportando a alguna mujer mayor en una carretilla o llevando en brazos a niños (“Mass exodus from Aleppo underway”, “Éxodo masivo de Alepo en curso”, 12 de diciembre). Antes del 19 de diciembre, ni una imagen de los autobuses que el Gobierno puso a disposición para evacuar a la población civil, visibles en las otras cadenas. La cadena catarí Al Jazeera, a pesar de estar financiada por un país abiertamente hostil al presidente El Asad, mostró las hileras de autobuses que llevaban a los refugiados hacia la región de Idlib, en la zona rebelde (15 de diciembre). La British Broadcasting Corporation (BBC), por su parte, retransmitió los vídeos de “activistas” que contaban las humillaciones sufridas antes de montar en los autobuses, pero también el de ese “militante” que, en las calles de Idlib, decía sentirse aliviado porque seguía con vida (21 de diciembre).

El 14 de diciembre, el reportaje de France 24 mostraba las escenas de júbilo en las calles de Alepo y, a la vez, las hileras de coches que pretendían abandonar los antiguos barrios rebeldes. La cadena francesa mencionaba sobre todo que, en el mismo momento, se autorizó a la población civil de los pueblos chiíes de Foua y de Kafraya, asediadas por los rebeldes, a salir de la ratonera. “Esta vez, los evacuados son conducidos hacia Alepo”, subraya el comentarista. Al único militar al que se le entrevista es un responsable del Ejército Libre de Siria, un grupo laico poco representativo de los grupos islamistas y yihadistas sobre el terreno. Se queja del mal tiempo que hace, pero no dice ni una palabra sobre las eventuales exacciones del Ejército sirio.

Aunque con un modo de proceder opuesto, CNN y RT tienen en común un trato muy emocional de la capitulación de los rebeldes o de la liberación de Alepo. La cadena estadounidense retransmitía el llamamiento de Yasmeen Qanouz, una pequeña huérfana de 10 años que decía: “Buenos días, puede que sea la última vez que escucháis mi voz”, antes de reclamar víveres. RT denuncia “los medios de comunicación occidentales que se centran en el sufrimiento humano, incluso lo distorsionan, para continuar con un programa político al servicio de sus intereses de poder” (21 de agosto de 2016). No obstante, esto no le impidió difundir varias veces al día, durante la semana del 13 de febrero, un documental dedicado a los niños sirios víctimas de la guerra.

Hélène Richard