ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2019 > 2019/10 > La plaga de la obesidad

Suplemento realizado por FAO (Naciones Unidas)

La plaga de la obesidad

octubre de 2019

Si algo hemos aprendido en la lucha contra el hambre es que no basta con incrementar la producción de los alimentos: la calidad de los mismos es fundamental si queremos asegurar un futuro sano y saludable de las personas. No se trata sólo de poder comer sino de hacerlo bien.

En las últimas décadas hemos cambiado drásticamente nuestras dietas y hábitos alimentarios como resultado de la globalización, la urbanización y el aumento de los ingresos. Hemos pasado de platos de temporada elaborados principalmente a base de plantas y ricos en fibra a dietas hipercalóricas con un alto contenido de almidones refinados, azúcar, grasas, sal, alimentos elaborados, carne y otros productos de origen animal.

Las dietas poco saludables, combinadas con estilos de vida sedentarios, han superado al hábito de fumar como el factor riesgo de muerte y discapacidad en el mundo.

Además, la producción de alimentos intensificada, combinada con el cambio climático, está causando una pérdida rápida de biodiversidad. Hoy en día, solo nueve especies de plantas representan el 66% de la producción total de cultivos, a pesar del hecho de que a lo largo de la historia, más de 6000 especies se han cultivado para obtener alimentos. Una variedad diversa de cultivos es crucial para proporcionar dietas saludables y salvaguardar el medio ambiente.

Todos estos cambios están relacionados con el aumento de la obesidad y otras formas de malnutrición que afectan a casi una de cada tres personas. Las proyecciones indican que esta proporción en el año 2025 se convertirá en uno de cada dos. Se trata de una auténtica plaga global en todos los sentidos que afecta ya a unas 2000 millones de personas, el doble de la gente subalimentada. De esa cifra, 120 millones de niños y niñas (de 5 a 19 años) son obesos y más de 40 millones de niños tienen sobrepeso.
La FAO recomienda que los gobiernos aumenten la disponibilidad y asequibilidad de alimentos diversos y nutritivos utilizados para la elaboración de dietas saludables, y que aborden la malnutrición desde sus raíces (producción alimentaria).

Por su parte, el sector privado también juega un papel fundamental y debe influir en el entorno alimentario mediante la introducción de alimentos más saludables y el cumplimiento de las leyes relacionadas con la nutrición, con la producción y venta de alimentos, la reformulación de los productos alimenticios, el etiquetado nutricional, y la comercialización y publicidad de alimentos.

Y, por supuesto, las personas deben concienciarse y tienen que estar informadas para cambiar sus opciones alimentarias y sus hábitos alimenticios además de limitar el consumo de alimentos que son ricos en grasas, azúcares o sal. Necesitamos volver a descubrir la importancia de los productos frescos de temporada, los conocimientos tradicionales y la biodiversidad local.

  • El hambre en el mundo: un paso adelante, dos atrás

    Enrique Yeves
    No vamos en la dirección correcta. Un pasito adelante, dos atrás. La lucha contra el hambre en el mundo es una historia de frustración para una generación, la nuestra, que podría –y debería– ser la primera en la historia que consiguiera erradicarla. Tras varias décadas de descenso continuado en el número de personas que sufren hambre esta tendencia positiva se ha invertido de nuevo, confirmando la (...)
    Miniatura del mapa

    Cartografía: El número de personas subalimentadas en el mundo

  • Panorama del hambre en el mundo

    El hambre en el mundo está aumentando y alcanza ya la cifra de los 820 millones de personas. La región donde más está creciendo proporcionalmente es África aunque Asia sigue siendo la región con más hambrientos del mundo.Globalmente esta cifra supone aproximadamente el 11% del total de la población mundial, es decir, una de cada nueve personas (véase figura 1 y cuadro 2). Estas cifras ponen de relieve (...)
    Miniatura del mapa

    Cartografía: Número de personas subalimentadas en el mundo (figura 1)

    Miniatura del mapa

    Cartografía: Número de personas subalimentadas en el mundo, 2005-2018 (cuadro 2)

    Miniatura del mapa

    Cartografía: Distribución de la subalimentación en el mundo (figura 9)

  • La influencia de los precios internacionales de los productos básicos en el hambre

    El nuevo incremento del hambre en el mundo es consecuencia de distintos factores, tanto políticos como económicos y sociales. En esta ecuación un factor clave que ha jugado un papel destacado es la dependencia de muchos de los países pobres de los precios de los productos básicos en los mercados internacionales, un factor que afecta de forma directa a la seguridad alimentaria y la nutrición. (...)
    Miniatura del mapa

    Cartografía: Países dependientes de productos básicos (figura 27)

    Miniatura del mapa

    Cartografía: Evolución de los precios de los productos básicos (figura 26)

    Miniatura del mapa

    Cartografía: Comparativa del crecimiento económico entre 2003 y 2017 (figura 28)

  • La desigualdad en la distribución de los ingresos

    Si hay un factor que incide claramente en la falta de éxito en la erradicación del hambre y la pobreza es, sin lugar a dudas, la desigual distribución de los ingresos. Aunque a nivel global se han realizado avances considerables para reducir la pobreza extrema, la desigualdad de ingresos sigue siendo alta. Esto significa que la mayor parte de la reducción de la pobreza se ha logrado gracias al (...)
    Miniatura del mapa

    Cartografía: Desigualdad de ingresos (Figura 36)