ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2019 > 2019/10 > La influencia de los precios internacionales de los productos básicos en el (...)

Suplemento realizado por FAO (Naciones Unidas)

La influencia de los precios internacionales de los productos básicos en el hambre

octubre de 2019

El nuevo incremento del hambre en el mundo es consecuencia de distintos factores, tanto políticos como económicos y sociales. En esta ecuación un factor clave que ha jugado un papel destacado es la dependencia de muchos de los países pobres de los precios de los productos básicos en los mercados internacionales, un factor que afecta de forma directa a la seguridad alimentaria y la nutrición.

Una consecuencia clara de la integración de los países pobres en la economía global es su exposición a la vulnerabilidad externa de los flujos comerciales y que depende asimismo de las características estructurales de sus economías. Esta vulnerabilidad tiene relación directa con lo que se produce en esos países y lo que comercian con el resto del mundo, que en esencia son productos básicos primarios.

A la tendencia al aumento de los precios de los productos básicos que empezó en 2003 y el período de extrema volatilidad de los precios de 2008 les han seguido cinco años consecutivos, de 2011 a 2016, en que los precios mundiales de los productos básicos han disminuido notablemente (ver figura 26). Es decir, la demanda mundial de productos básicos está disminuyendo y la perspectiva es que el crecimiento se podría frenar en el próximo decenio, en especial con respecto a la agricultura y los metales.

A pesar de que los precios globales de los productos básicos todavía siguen siendo más elevados que antes del aumento repentino de 2007-08, muchos de los países que son muy dependientes de la exportación de productos básicos para generar ingresos, no han sido capaces de utilizar las ganancias extraordinarias, obtenidas del aumento de los precios de los productos básicos, para diversificar su economía y reducir la vulnerabilidad ante las perturbaciones futuras de los precios.

Actualmente, muchos países son igual de dependientes de productos básicos que antes, e incluso más, con algunas excepciones como Argentina, China y México. Hay muchas razones que lo explican. La diversificación y la mejora de las estructuras productivas y las capacidades a partir de las que se crea y se distribuye la riqueza no son tareas fáciles y se tarda varios años en conseguirlas. Asimismo, se necesitan políticas eficaces, la colaboración efectiva entre los sectores público y privado y un alto grado de inversión.

¿Por qué es importante la dependencia de los productos básicos?

La dependencia de los productos básicos es importante porque aumenta la vulnerabilidad de los países ante las fluctuaciones de los precios mundiales. Los episodios de desaceleración y el debilitamiento del crecimiento económico que se han producido recientemente en muchas regiones se pueden explicar, en buena parte, por la disminución acusada de los precios de los productos básicos. Esto está afectando a los países que dependen de la exportación de dichos productos, en particular de América del Sur, pero también a otras regiones como Asia y algunos países de África.

En los países dependientes de la importación de productos básicos, la proporción de alimentos y combustible importados en relación con el total de mercancías comercializadas es elevada, mientras que, en los países dependientes de la exportación de productos básicos, el grueso de los ingresos de las exportaciones se obtiene de los productos básicos primarios.

Del total de 134 países de ingresos bajos y medianos estudiados para el período 1995-2017,102 se clasifican en uno de los tres tipos de dependencia de productos básicos elevada, mientras que los otros 32 son poco dependientes de productos básicos. Los países muy dependientes de productos básicos presentan varias combinaciones de dependencia de la importación y la exportación que implican vulnerabilidades distintas ante los precios de los productos básicos y diferentes vínculos con la seguridad alimentaria y la nutrición.

De los 134 países de ingresos bajos y medianos, 97 son importadores netos de alimentos. De ellos, 80 presentan también algún grado de dependencia de productos básicos: 23 son muy dependientes de la exportación de productos básicos, 20 lo son de la importación de productos básicos y 37 adolecen de ambos tipos de dependencia.

En 2018, 807 millones de personas subalimentadas y 154 millones de niños menores de cinco años con retraso del crecimiento vivían en países de ingresos bajos y medianos: de éstos, alrededor de 381 millones y 73 millones, respectivamente, vivían en países muy dependientes de productos básicos. En cuanto a los países que se enfrentan a crisis alimentarias, en 2018 la situación fue incluso peor: casi 109 millones de los 113 millones de personas que padecían inseguridad alimentaria aguda en grado de crisis y que requerían medidas humanitarias urgentes también vivían en países de ingresos bajos y medianos muy dependientes de productos básicos.

En un minucioso examen del crecimiento del PIB real per cápita en países de ingresos bajos y medianos durante el reciente período de disminución de los precios de los productos básicos, entre 2011 y 2017, se pone de manifiesto una diferencia asombrosa en el crecimiento económico durante ese período de los países muy dependientes de productos básicos respecto de los que no presentaban esta característica. El crecimiento medio del PIB real per cápita en los países muy dependientes de productos básicos se redujo de forma drástica y constante entre 2012 y 2015, a lo que siguió una cierta mejora que, no obstante, seguía siendo significativamente inferior a la de los países poco dependientes de productos básicos. Además, muchos de los países muy dependientes (67 de 102) también experimentaron un aumento del hambre o un empeoramiento de la situación de crisis durante el mismo período. En estos países, la desaceleración de la economía fue más acusada y el debilitamiento de la economía, más profundo y duradero.

En un estudio reciente de la FAO en el que se analizaron 129 países de ingresos bajos y medianos durante 1995-2017, se observó que la dependencia elevada de la exportación y la importación de productos básicos primarios tiene un efecto negativo estadísticamente significativo en la seguridad alimentaria. En el período estudiado, el aumento medio de la dependencia de la exportación de productos básicos primarios del 1% conllevaba un aumento medio del 2,2% anual de la prevalencia de la subalimentación. En muchos de ellos, los ingresos derivados de la exportación crecieron notablemente y, por lo general, el crecimiento económico aumentó. Sin embargo, en los países importadores netos de alimentos y muy dependientes de la importación de productos básicos, estos períodos de aumento repentino de los precios pueden plantear más dificultades para la seguridad alimentaria y la nutrición. Esto es lo que puede ocurrir en particular en los países compradores netos de alimentos debido a la inflación de los precios de los alimentos importados. Por otro lado, los elevados precios de los alimentos, en especial los de los cereales, pueden ser un gran aliciente para aumentar la producción agrícola, cuyos efectos positivos contrarrestan los efectos perjudiciales de los precios elevados de los alimentos (por ejemplo, para los compradores netos de alimentos) con un efecto neto positivo en la seguridad alimentaria y la nutrición.

  • El hambre en el mundo: un paso adelante, dos atrás

    Enrique Yeves
    No vamos en la dirección correcta. Un pasito adelante, dos atrás. La lucha contra el hambre en el mundo es una historia de frustración para una generación, la nuestra, que podría –y debería– ser la primera en la historia que consiguiera erradicarla. Tras varias décadas de descenso continuado en el número de personas que sufren hambre esta tendencia positiva se ha invertido de nuevo, confirmando la (...)
    Miniatura del mapa

    Cartografía: El número de personas subalimentadas en el mundo

  • Panorama del hambre en el mundo

    El hambre en el mundo está aumentando y alcanza ya la cifra de los 820 millones de personas. La región donde más está creciendo proporcionalmente es África aunque Asia sigue siendo la región con más hambrientos del mundo.Globalmente esta cifra supone aproximadamente el 11% del total de la población mundial, es decir, una de cada nueve personas (véase figura 1 y cuadro 2). Estas cifras ponen de relieve (...)
    Miniatura del mapa

    Cartografía: Número de personas subalimentadas en el mundo (figura 1)

    Miniatura del mapa

    Cartografía: Número de personas subalimentadas en el mundo, 2005-2018 (cuadro 2)

    Miniatura del mapa

    Cartografía: Distribución de la subalimentación en el mundo (figura 9)

  • La desigualdad en la distribución de los ingresos

    Si hay un factor que incide claramente en la falta de éxito en la erradicación del hambre y la pobreza es, sin lugar a dudas, la desigual distribución de los ingresos. Aunque a nivel global se han realizado avances considerables para reducir la pobreza extrema, la desigualdad de ingresos sigue siendo alta. Esto significa que la mayor parte de la reducción de la pobreza se ha logrado gracias al (...)
    Miniatura del mapa

    Cartografía: Desigualdad de ingresos (Figura 36)

  • La plaga de la obesidad

    Si algo hemos aprendido en la lucha contra el hambre es que no basta con incrementar la producción de los alimentos: la calidad de los mismos es fundamental si queremos asegurar un futuro sano y saludable de las personas. No se trata sólo de poder comer sino de hacerlo bien. En las últimas décadas hemos cambiado drásticamente nuestras dietas y hábitos alimentarios como resultado de la (...)

Cartografía

Países dependientes de productos básicos (figura 27)

Miniatura del mapa

Cartografía

Evolución de los precios de los productos básicos (figura 26)

Miniatura del mapa

Cartografía

Comparativa del crecimiento económico entre 2003 y 2017 (figura 28)

Miniatura del mapa

Artículo siguiente

Washington contra Pekín

Otros mapas

Todos los mapas