ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/03 > La música durante el nazismo

EL CASO RICHARD STRAUSS

La música durante el nazismo

El arte en general y la música en particular fueron objeto de tenaces intentos de regulación durante el nazismo. Ya desde el ascenso de Hitler al poder, en enero de 1933, el ministro de Propaganda Joseph Goebbels percibió perfectamente la importancia del control sobre el arte como medio de comunicación de masas. El compositor Richard Strauss, a sus sesenta y nueve años y con una larga trayectoria cargada de fama y honores, llegó a representar un destacado papel durante el nazismo. Pero el equívoco idilio acabaría por romperse.

por Enric Riu, marzo de 2014

Los fundamentos para una música aceptable en Alemania entre 1933 y 1945 los estableció el musicólogo Richard Eichenauer en su obra Musik und Rasse (1932). Por el título (cuya traducción sería Música y raza) se intuye fácilmente que los criterios de inclusión/exclusión se barajaban más en lo étnico-religioso que en lo estético o en lo filosófico. Eichenauer fue pionero en la voluntad de relacionar la música con lo racial y, si bien es cierto que Musik und Rasse sirvió para establecer ciertas directrices, el hecho de reducir el criterio a cuestiones esencialmente supeditadas a la ascendencia –o no– judía de música y músicos desplegaba un sinfín de dificultades.

Uno de los primeros responsables de poner en marcha la nueva política musical del Reich fue el celebérrimo compositor Richard Strauss (1864-1949). No cabe duda de que, en 1933, era un artista aceptado y deseado por el régimen, en parte debido a que (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.