ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/03 > Iwaishima, la isla antinuclear

En Japón, los debates tras Fukushima

Iwaishima, la isla antinuclear

A pesar del apoyo de dos ex primeros ministros, uno de ellos el muy popular Koizumi Junichiro del Partido Liberal Demócrata (PLD), a un candidato antinuclear para el cargo de gobernador de Tokio, fue elegida una persona cercana al actual primer ministro Abe Shinzo, también del PLD pero de tendencia pronuclear. Tres años después de la catástrofe de Fukushima, siguen apagadas una cincuentena de centrales nucleares. Mientras, algunos japoneses como los de la isla de Iwaishima, resisten.

por Rafaële Brillaud, marzo de 2014

Es lunes y el sol reluce en las aguas claras del mar de Seto. Una marea poco frecuente de sombreros y amplias sonrisas llena el transbordador, como si fuera época de vacaciones. La gran isla de Honshu queda ya lejos y los puertos pesqueros se suceden. De pronto, a estribor, una construcción de prefabricados aparece en los acantilados exuberantes. Los aparatos fotográficos crepitan. “¡Es la bahía de Tanoura, y allí es donde quieren construir la central!” Venidos de Ibaraki, al nordeste de Tokio, un grupo de militantes antinucleares se dirigen a la isla de los irreductibles, Iwaishima.

Este islote minúsculo situado a la entrada del mar interior de Japón, al sur de Hiroshima, y habitado por apenas cuatrocientas setenta almas, se ha convertido en el lugar de peregrinaje para todos los antinucleares del archipiélago. Desde hace más de treinta años, este pueblo de pescadores y agricultores se opone ferozmente a la (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.