ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/03 > Jaque mate a la izquierda en México

La derecha privatiza la energía

Jaque mate a la izquierda en México

La industria petrolera mexicana constituía, desde 1938, un bastión nacional simbólico que las borrascas neoliberales (tan potentes en la región) no habían conseguido tumbar. Pero esto se ha acabado: mientras el país “celebra” el vigésimo aniversario de su Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, el presidente Enrique Peña Nieto ha decidido liberalizar el sector energético a los inversores.

por Jean-François Boyer, marzo de 2014

Los grandes medios de comunicación escrita están a sus pies. Desde Le Figaro hasta el Wall Street Journal, pasando por el New York Times, encomian al nuevo presidente de México. Para Enrique Peña Nieto, “joven”, “seductor”, “moderno”, el año 2013 terminó de forma apoteósica: a finales de diciembre aprobó una reforma constitucional que libra los sectores de la energía (electricidad, hidrocarburos y productos derivados) a la inversión privada, nacional y extranjera. Más aún: para lograrlo, consiguió dividir a la izquierda.

Volvamos un poco atrás. En el transcurso de los días que siguieron a las elecciones, en julio de 2012, tras la ajustada derrota de Andrés Manuel López Obrador, candidato de una amplia coalición progresista, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) –principal partido de la izquierda– y sus aliados manifestaron su enfado y estallaron las acusaciones de fraude y de compra de votos. Jesús Zambrano, presidente del PRD, exigió la anulación (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.