ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2009 > 2009/04 > La gran ola que barrió Guadalupe

Unidos contra la explotación

La gran ola que barrió Guadalupe

Tras haber subestimado la importancia del descontento popular, París ha tenido que tomarse muy en serio la huelga general que paralizó la isla de Guadalupe, en las Antillas, desde el pasado 20 de enero. La reivindicación principal del Colectivo contra la Explotación (LKP) dirigida al Gobierno francés y a la patronal –aumento de los salarios más bajos– no oculta un malestar más profundo que, superando el marco de un conflicto tradicional, afecta al conjunto de los departamentos de ultramar franceses.

por Fabrice Doriac, abril de 2009

Todo parecía tranquilo en la estratificada sociedad guadalupeña. De un lado, funcionarios y empleados de las grandes firmas. Del otro, obreros y empleados con puestos precarios en pequeñas empresas subcontratistas y de servicios, junto a simples trabajadores no declarados y a quienes viven de la ayuda del Estado. Unos, remunerados correctamente; los otros, viviendo en la miseria.

Durante treinta años, las relaciones sociales en Guadalupe se redujeron a una carrera consumista para unos, y a una vida improvisada, a veces con pequeños comercios ilegales, para muchos otros. Cada cual se iba adaptando, entre ayudas sociales –recurso mínimo de inserción (RMI), Caja de ayuda familiar (CAF) o Asociación para el empleo en la industria y el comercio (Assedic, seguro de desempleo)– y trabajo clandestino; entre salarios miserables y desocupación (24% de la población activa, de promedio). En el caso de los menores de 30 años, ese porcentaje llega al 45%, y en (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.