ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/10 > La excusa eterna de la excepción cultural

la amenaza del acuerdo transatlántico sobre el comercio y la inversión

La excusa eterna de la excepción cultural

WikiLeaks acaba de sacar a la luz las negociaciones entre Washington, Bruselas y una veintena de otras capitales en torno a un acuerdo orientado a liberalizar el comercio de servicios (ACS). Otro buque insignia del librecambio, el Tratado Transatlántico de Comercio y la Inversión (TTIP) suscita una inquietud creciente. Pero que los franceses estén tranquilos: la excepción cultural escapará a las grandes rebajas.

por Evelyne Pieiller, octubre de 2014

Inflexibles, intransigentes, decididos. En su lucha contra el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP por sus siglas en inglés), los ministros de Cultura europeos pasaron la prueba: cuando se quiere, se puede. Ganaron; la excepción cultural será preservada. Las negociaciones sobre “lo demás” pueden por lo tanto continuar.
La batalla fue homérica, dicen.

El 13 de mayo de 2013, se constituye un frente: la entonces ministra de Cultura y Comunicación francesa Aurélie Filipetti, respaldada por trece de sus homólogos europeos, dirige una carta a la presidencia de la Unión y a la Comisión. La gestión se acompaña de una petición que consiguió cinco mil “grandes firmas”. El correo, publicado en la web del ministerio francés, defiende el “respeto a la excepción cultural”, cuyo papel es “demasiado importante como para dejar las producciones culturales íntegramente supeditadas a la ley del mercado”. Nicole Bricq, entonces ministra de Comercio Exterior, insiste en (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.