ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/02 > La contaminación invisible de las ondas magnéticas

La confortable inmunidad de los operadores

La contaminación invisible de las ondas magnéticas

La sociedad industrial generaba perjuicios perceptibles al olfato o a la vista. Por el contrario, la contaminación electromagnética de la sociedad de la información es invisible e inodora. Sin embargo, no se pueden ignorar los efectos del uso masivo tanto de los medios de telecomunicación –en particular el teléfono móvil–, como de las infraestructuras y de los equipos eléctricos.

por Olivier Cachard, febrero de 2017

El uso de ondas no es reciente, pero las técnicas empleadas y su grado de desarrollo nos han llevado a una nueva era, que empuja a usar el espectro hertziano hasta su saturación. No es exagerado ver en este fenómeno la explotación de un recurso natural limitado, ya que, en un punto concreto y en una frecuencia de banda concreta, las leyes de la física limitan la posibilidad de emitir señales sin que haya interferencias. Cuando otorgan autorizaciones de uso de frecuencias a los operadores de telecomunicaciones, los Estados perciben una “renta hertziana”. La generalización de la telefonía y del Internet móvil ha elevado considerablemente las apuestas económicas, estratégicas y financieras.

Una doctrina muy difundida sostiene que, en estos nuevos mercados, es necesario ofrecer a los operadores una exención de responsabilidad para permitirles afianzar su posición, al menos en un primer momento. Por esta razón, la directiva europea sobre el comercio (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.