ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/11 > La cara antisocial de Vladímir Putin

Una brusca reforma de las pensiones en Rusia

La cara antisocial de Vladímir Putin

Las autoridades rusas han decidido atrasar varios años la edad de jubilación. En plena crisis económica, el Gobierno ha optado por no perjudicar a las arcas de las grandes empresas, dejando al descubierto la prioridad que otorga a los intereses de la elite económica. Hasta el punto de que los éxitos internacionales de Moscú ya no bastan para garantizar la popularidad del presidente.

por Karine Clément, noviembre de 2018

A mediados de junio de 2018, en el momento en que se inauguraba la Copa Mundial de Fútbol, los partidarios de una reforma drástica del sistema de pensiones se impusieron en Rusia. Contando con el alborozo deportivo como elemento de distracción, el primer ministro Dmitri Medvédev anunció la decisión del Gobierno: las mujeres trabajarían en adelante hasta los 63 años en lugar de hasta los 55, y los hombres hasta los 65 años en lugar de hasta los 60.

Aunque el presidente pretendió mantenerse al margen de esos debates, su índice de popularidad cayó, pasando de un 80 a un 63% de opiniones favorables. Centenares de acciones de protesta en todo el país le obligaron a dirigirse directamente a la nación por televisión. Sin sorpresas, Vladímir Putin suavizó el proyecto ley, sobre todo al fijar la edad de jubilación en 60 años en el caso de las mujeres, y prometió una (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.