ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/11 > El fracaso de la utopía islamista

Una ideología comprometida por el ejercicio del poder

El fracaso de la utopía islamista

Los movimientos que pretenden hacer del islam la única fuente en materia de legislación no han podido conquistar el poder de forma duradera. Enfrentados a regímenes autoritarios preocupados por explotar, ellos también, el deseo de religiosidad, han perdido credibilidad al ceder a los juegos políticos y al fracasar en la definición de unas políticas económicas a la altura de los desafíos sociales.

por Hicham Alaoui, noviembre de 2018

Hasta el crepúsculo del Imperio otomano (1299-1924), que fue el último califato islámico significativo, los musulmanes construyeron su identidad sobre una dualidad de la religión y de la política encarnada por la umma. Este término hacía referencia a la comunidad de creyentes y englobaba entonces la totalidad del islam y de sus realizaciones humanas. Era un conjunto intemporal que representaba el pasado y el futuro de los musulmanes, sin límites espaciales ni fronteras, pues se extendía por todo el mundo conocido. No era un Gobierno ni una teocracia, sino una colectividad de fe.

Esta visión del mundo cambió radicalmente con el fortalecimiento de la hegemonía occidental y la caída del Imperio otomano, que desembocó en la abolición del califato por parte de la Gran Asamblea turca en 1924. A través del imperialismo y de la guerra, las formas de pensamiento occidentales calaron entonces profundamente en el mundo musulmán, en particular en (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.